ODS4: ¿Más que la suma de sus partes?

sdg4Hay diez metas dentro del nuevo objetivo mundial para la educación que fueron negociadas detalladamente como parte de una agenda ODS completa, integrada y ambiciosa que fuera de relevancia para todos los países.

Sin embargo, como ha sido menciona por muchas personas, los 17 objetivos de los ODS, con sus 169 metas correspondientes, presentan un enorme desafío práctico para los responsables de asegurar su implementación exitosa.

Todos conocemos la naturaleza “suma cero” de las discusiones presupuestarias a nivel nacional y la dificultad de incrementar las asignaciones a la educación. Mientras tanto, las agencias de la ONU se están restructurando, los donantes están repensando sus estrategias de asistencia, y las ONG están diseñando nuevas campañas mundiales para reflejar los nuevos objetivos mundiales demostrando una priorización interna.

Pero, si hay una priorización, ¿cómo se va a manifestar?. La pregunta es de particular importancia porque la agenda de desarrollo sostenible nos ha llevado a una nueva era en la que el progreso de todos los países, y no sólo aquellos en desarrollo, se está tomando en cuenta.

Campaña “La educación que queremos”

La campaña “La educación que queremos” ofrece un nueva perspectiva a esta discusión. Al preguntar a la gente qué objetivos piensa son los más importantes en su país, esperamos incrementar el número de beneficiarios de cualquier priorización que se lleve a cabo, pero que de otra manera sería improbable que se tomaran en cuenta.

También queremos crear conciencia sobre el contenido de la nueva agenda de educación. Al pedirle a la gente que la lean e identifiquen los objetivos que consideran de más relevancia para ellos, se les incita a reflexionar sobre cada uno de ellos.

Nuestro objetivo es capturar el mayor número de voces de personas de cada país del mundo, tomando en cuenta que es una encuesta en línea, y no basada en una muestra representativa. Por ejemplo, la gran mayoría de los encuestados (>90%) tienen una educación superior y entre 30 y 40 años de edad. Por otro lado, en poco más de un mes, ya tenemos casi 700 respuestas de más de 100 países. Hicimos un análisis preliminar de esta información; los resultados se muestran a continuación.

Resultados iniciales de la campaña “La educación que queremos”

spanish graph

Al contar las respuestas, la Meta 4.1 – Educación gratuita aparece como la primera prioridad para el 23% de los encuestados, mientras que a la Meta 4.5 – Acceso equitativo a la enseñanza y a la Meta 4.7 – Educación para el desarrollo sostenible se les da prioridad en segundo y tercer lugar. A la segunda pregunta que se hace, dos de tres encuestados (66%) creen que maestros calificados es los más importante en términos de implementación.

Mientras que la primera reacción es analizar los datos en su totalidad, la campaña se diseñó para resaltar las diferentes prioridades nacionales. Por ello, decidimos analizar en más detalle una selección de países de todas las regiones geográficas del mundo, para las cuales se había recibido el mayor número de respuestas. Los países analizados en este blog son: Australia, Brasil, Francia, el Reino Unido, India, Kenia, México, Malaysia, Serbia, y los Estados Unidos.

El análisis muestra que, aunque uno pensaría que los países de la misma región seleccionarían prioridades similares, no es el caso. Los datos indican que las impresiones de los encuestados sobre las prioridades nacionales reflejan recientes iniciativas, campañas políticas y entendimientos culturales sobre el rol de la educación dentro de la sociedad.

A pesar de que tanto en India como Kenia hay más de un millón niños fuera de la escuela, sólo Australia ha seleccionado la Meta 4.1 – Educación gratuita como la primer prioridad, aunque la mayoría de los países la han seleccionado como segunda o tercera prioridad.

Kenia, donde, según los datos 2015, se proyecta que apenas más de la mitad de los niños estarán matriculados en la educación pre-primaria, es el único país que prioriza la Meta 4.2 – Desarrollo de la primera infancia en primera instancia; Australia, donde dos de cada tres están matriculados, es el único otros país que incluye esta meta.

Tanto Brasil, donde más de un millón de jóvenes de 15 a 24 años no disponen de las competencias para encontrar un trabajo decente, como India, donde una cuarta parte de los jóvenes nunca terminaron la escuela primaria, y no tendrán competencias básicas, seleccionaron la Meta 4.4. – Competencias para el empleo como la primera prioridad. Esta meta sólo se señaló como una segunda prioridad en otro país –Malasia– donde el 10% de los jóvenes no disponen de las competencias que se necesitan para encontrar un trabajo decente.

Los Estados Unidos, que ha sido nombrado el país donde existen las mayores disparidades entre las naciones desarrolladas, es el único país que identifica como primera prioridad a la Meta 4.5 – Acceso equitativo a la enseñanza; sin embargo, varios otro países seleccionaron esta meta como una de sus tres prioridades principales.

El Reino Unido, Francia, Serbia, México, Malasia e India seleccionaron la Meta 4.7 – Educación para el desarrollo sostenible como primera prioridad. La popularidad de esta meta entre estos países se podría explicar por su novedad, orientación humanitaria y énfasis sobre el contenido, comparada con las otras. Alternativamente, se podría especular que su selección se relaciona con la percepción pública del crecimiento asimétrico y los problemas ambientales urgentes en las zonas urbanas en India, Malasia y México, o con las inquietudes sobre la seguridad mundial que existen en Francia y el Reino Unido.

En cuanto a la segunda pregunta sobre los medios de implementación, se ve un patrón más estable entre todos los países. Preponderantemente, maestros e infraestructura escolar se seleccionaron como los dos medios de implementación más importantes. También se vieron múltiples votos para becas en Serbia, México, Malasia, los Estados Unidos e India. Sin embargo, aún al interior de dichos países se le dio mayor importancia a maestros e infraestructura.

Estos resultados resaltan la importancia de entender los distintos contextos en los que se implementan las metas, especialmente en vista de las reformas educativas del pasado. Pero igualmente puede ser que la diversidad de los resultados refleja lo que la mayoría de los que hicieron la campaña para el ODS 4 esperaban; notablemente que la gente quiere que los decisores de políticas le den prioridad a los diez objetivos en sus planes, sin excepción alguna.

La encuesta le ofrece a la gente un medio de contribuir y compartir su opinión. La toma de decisiones colaborativa ha sido una parte integral de la agenda ODS y debería seguir siéndolo. Sin embargo, mientras que a esta campaña le interesa demostrar que tal vez es natural tener una preferencia, el Informe GEM desde luego no propone que los decisores de políticas ignoren meta alguna, ni que enfrenten una a otra. Tal y como la agenda de desarrollo sostenible no puede lograr sus objetivos sin la educación sabemos que el objetivo global sobre la educación no se puede alcanzar sin la suma de todas sus partes: los diez objetivos juntos como uno.

Anuncios

Acerca de Informe GEM

Blog en español del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo
Esta entrada fue publicada en educacion, Objetivos de Desarrollo Sostenible, Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s