Nos lo han dicho: sus consejos para el GEM 2017 sobre la responsabilidad en la educación

ACTION AID_SIERRA_LEONELa consulta para el Informe GEM 2017 sobre la Responsabilidad en la Educación está por cerrarse. Este blog presenta algunas de las sugerencias que hicieron los participantes para ser tomadas en cuenta por el Informe GEM ahora que este emprende la investigación correspondiente. Todos los comentarios pueden verse en la página de consulta.

¿Es prematuro criticar las evaluaciones del aprendizaje? Noah Sobe propuso que el equipo investigue los efectos negativos de los mecanismos de responsabilidad en las experiencias de aprendizaje y en el salón de clases, así como sus beneficios. Duishon Shamatov evocó investigaciones que proponen un “tercer camino”, tras los pasados y presentes esfuerzos para promover la responsabilidad, que podrían ser examinadas por el GEM 2017.

Sin embargo, a Andreas Schleicher le parece que dar un énfasis excesivo a la medición del aprendizaje puede ser “inapropiado”, especialmente “porque el marco de indicadores existe desde hace muy poco tiempo”. Silvia Montoya evoca la misma problemática, pero a pesar de ello apoya el potencial que tiene el Informe para abogar de manera persuasiva a favor de un balance adecuado del uso de la evaluación de los resultados en la rendición de cuentas. El Informe “debe argumentar que perpetuar un sistema con un desempeño pobre es una violación de los derechos”.

La equidad ante todo:  Se hicieron algunos comentarios sobre la importancia de la equidad en la narrativa del Informe. Reuben Nguyo evocó la situación en Kenia, preguntando como se protegían los derechos de las personas con discapacidades. Montoya preguntó: ¿Por qué las debilidades de la responsabilidad resultan siempre en dejar al último a los desfavorecidos? Esto se podría explorar en más detalle en la sección de seguimiento del Informe, en particular a través de un análisis del uso de datos sobre los mecanismos de rendición de cuentas, una idea que apoya Francisco Gutiérrez Soto.

genderratioPriorizar a los niños y a los jóvenes:  Para Ray Harris, Deviram Acharya, Ishya Consulting y George Stanley Njoroge, se debe poner un mayor énfasis en las voces de los niños y los estudiantes, los principales interesados en la educación, y a los que más les ha fallado el sistema de educación. Hay que tener cuidado al hablar de “suministrar” la educación, como si los niños y los jóvenes la “recibieran” como un producto, en lugar de estar involucrados plenamente en sus procesos.

Analizar toda forma de corrupción: Algunos participantes compartieron sus opiniones sobre la manera de abordar la corrupción. Sheldon Scheaffer recomendó analizar las prácticas de reclutamiento y re-nombramiento de los directores y encargados de las escuelas; las investigaciones sobre la responsabilidad docente también deben incluir un análisis de los procesos que rigen los periodos de iniciación y de prueba, que a menudo son “simples formalidades”.

Stephen Heyneman pidió que el análisis también cubra la corrupción no monetaria, por ejemplo dar mayor importancia a una categoría de estudiantes que a otra, solicitar favores sexuales a cambio de calificaciones, falsificar datos de investigación, hacer trampa –a nivel nacional– en las evaluaciones internacionales de responsabilidad.

Recordar la auto-reflexión: Silvia Montoya y Nelly P. Stromquist creen que el Informe debería explorar su propio rol. Ambas sugieren que nuestro auto-análisis debería ampliarse a las ONG, y a los organismos y agencias internacionales, incluyendo la UNESCO, el UIS, el Banco Mundial y otros, para examinar si hay modelos para mejorar el comportamiento/la coordinación.

Anna Wilson inclusive sugiere que el Informe GEM podría proponer un código deontológico,  empezando por aquellos que luchan por promover la educación, incluyéndonos a nosotros. Igualmente, RB Singh sugiere un comité de ética para todas las instituciones educativas.

Tanto Andreas Schleicher como Silvia Montoya se preguntan si el GEM debería intentar forjar una relación más estrecha con los ODS y la Educación 2030 que aquella que figura en la nota de concepto. El ODS 4 se basa, entre otras cosas, en una responsabilidad compartida y en la rendición de cuentas. “El GEM 2017 es una oportunidad para desglosar lo que representa esta idea en la práctica, y para pensar en cómo darle seguimiento a su consecución a nivel nacional e internacional”, dice Schleicher.

Tener cuidado al buscar culpables: Prema Clarke  recomienda que distingamos entre una subversión deliberada de la responsabilidad y un fallo a raíz de verdaderos obstáculos o problemas de implementación, incluyendo de orden técnico y administrativo.

Clinton Robinson nos recordó que responsabilidades contradictorias pueden resultar en prioridades irreconciliables para las escuelas, los proveedores de educación, la sociedad civil, los padres de familia, las comunidades y los educandos.

teacherz¿Los docentes deben asumir responsabilidad por sistemas educativos dañados? Education International contribuyó comentarios detallados que en términos generales apuntaban a lo siguiente: “Es particularmente irónico que hagamos responsables a nuestros docentes, porque no fueron los docentes, si no el público en general, los consejos escolares y el Congreso que durante años perpetuaron una política escolar basada en el uso de docentes baratos; una política que dio muy poca importancia a las habilidades de los docentes o a su dominio de las materias, y que impidió a muchos de ellos creer que podían desarrollarse profesionalmente a través de una carrera en la docencia u obtener un estatus equivalente al logrado en otras profesiones de alto reconocimiento. La idea aquí es que uno no puede separar el diseño de sistemas de responsabilidad para la educación del gestalt del sistema educativo en su totalidad, y, en particular, de la manera en que el sistema trata a sus docentes”. – Marc Tucker, Center on International Education Benchmarking (Centro para la evaluación comparativa de la educación).

La rendición de cuentas es más difícil en la educación superior: Cláudia Sarrico participó con comentarios útiles sobre la diferencia entre la educación superior, por un lado, y la educación primaria y secundaria, por otro, así como sobre la importancia de tratar a cada una de manera diferente en nuestro análisis. La autonomía de la educación superior se ha ido desarrollando en muchos países, por ejemplo. “Esto ha hecho que sea más importante la rendición de cuentas, pero igualmente ha hecho que sea más difícil de controlar”. En sus comentarios también recomienda un análisis de la financiación basada en el desempeño, que también se está introduciendo actualmente y que se ha analizado mucho menos que las clasificaciones universitarias.

Carlos Rodriguez Ruiz también sugirió algunas formas de examinar la educación superior en el Informe, pidiéndonos que investigáramos: el uso de la formación y la investigación en el sector terciario para abordar las problemáticas más importantes dentro de los países en vías de desarrollo; el uso de la financiación de la educación para promover un crecimiento económico inclusivo socialmente y sostenible ambientalmente; y, si existen, los tipos de responsabilidad que evalúan estos temas.

La responsabilidad en la educación no formal de adultos:  Ian Cheffy y Clinton Robinson pidieron que se lleve a cabo un análisis más detallado de la educación no formal, especialmente en relación con la educación básica para adultos en países de bajos ingresos, un contexto en el que la responsabilidad se aplica de manera muy diferente en comparación con la educación formal en países industrializados.

La responsabilidad en el desarrollo de la primera infancia: Sheldon Schaeffer y Ray Harris  solicitaron que el equipo analice los programas de desarrollo de la primera infancia y pre-escolares.

La responsabilidad en la EFTP: Hans Krönner hizo hincapié en que el Informe GEM debe incluir la responsabilidad en la EFTP, y en particular la los tipos de EFTP donde participan activamente los proveedores y actores privados.

La responsabilidad financiera: Nathan Byrd sugirió que, en el marco de un modelo del sector privado, en el que las escuelas le rinden cuentas directamente a los padres de familia, los mecanismos de micro-financiamiento son los que canalizan más efectivamente la financiación a un gran número de actores, y pueden ofrecer un mejor marco de rendición de cuentas. Mathieu Brossard propuso que el equipo tome en cuanta evaluaciones conjuntas de múltiples sectores (por ejemplo de salud y educación), lo que permite asegurar la responsabilidad a nivel país/nacional, y especialmente en países de bajos ingresos que cumplen las condiciones para recibir fondos del GPE.

Les agradecemos sus comentarios, que tendremos muy en cuenta al empezar un año de trabajo sobre este tema.

 

Anuncios

Acerca de Informe GEM

Blog en español del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo
Esta entrada fue publicada en educacion, Objetivos de Desarrollo Sostenible, regulación, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s