Meta 4.3 – Lo que está en juego para el seguimiento del progreso en relación con la educación técnica, profesional, superior y para adultos

sdg-4-spanish-banner

 4.3 De aquí a 2030, asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.

4.3 SPLa meta 4.3 abarca una gama muy amplia de oportunidades para la educación. Para seguir su progreso, hay dos temas que son de particular importancia. En primer lugar, hay que empezar a recopilar información sobre los adultos que participan en programas educativos. En segundo lugar, necesitamos un entendimiento común de lo que hace asequible el acceso a la educación técnica, profesional, superior y para adultos.

La meta 4.3 ha ampliado el alcance de la agenda internacional de educación al incluir a la educación superior. Sin embargo, la característica que la define tal vez es menos la meta y más el indicador global para la meta, que abarca la educación para adultos. El indicador global hace un llamado a que se mida el porcentaje de jóvenes y adultos que han participado en la educación o la formación formal o no formal en los 12 meses anteriores. Esto va mucho más allá de la educación técnica, profesional y superior, y amplía el ámbito de aplicación de la agenda internacional aún más. 

Ir más allá de la educación técnica, profesional y superior, para también incluir la educación para adultos

El indicador global, al incluir a la educación para adultos, corrige un error importante. El ODS 4 hace referencia a “las oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos”. El aprendizaje a lo largo de la vida abarca todas las actividades realizadas durante la vida con el objetivo de mejorar los conocimientos, las capacidades y las competencias desde una un punto de vista personal, cívico, social o laboral, pero a menudo se entiende que principalmente se refiere a las oportunidades educativas para los adultos. Sin embargo, ninguna de las metas hace referencia a la educación para adultos, lo cual es una omisión seria teniendo en cuenta cuán importante es para garantizar que podamos desarrollar una forma de vida más sostenible.

Existen datos sobre la participación de los adultos en la educación formal primaria y secundaria. Según el UIS, estos indican que, de todos los matriculados, los adultos representan el 4% de la primaria, el 5% de la secundaria inferior, y el 10% de la educación secundaria superior. Sin embargo, esto solo da una imagen parcial.

La diversidad de oportunidades educativas no formales para adultos hace que la tarea de seguimiento de la participación total sea particularmente difícil.

En Europa, se han hecho importantes esfuerzos para desarrollar herramientas de recopilación de datos relevantes desde que la Unión Europea (UE) estableció una meta sobre la tasa de participación educativa de los adultos del 15% de aquí a 2020. La encuesta sobre la educación de adultos (EEA) se llevó a cabo en 2007 y 2011 en 30 países de Europa, y se planea hacerla nuevamente en el 2016. El trabajo de 2011 indicó que, durante los 12 meses anteriores a la encuesta, un 6% de los adultos participaron en la educación formal y un 37% en la educación no formal en los 28 países de la UE. Los programas de educación no formal a los que se hace referencia en esta encuesta se relacionan, en gran medida, aunque no exclusivamente, con la educación y la formación profesional basadas en el lugar de trabajo.

iso-instagramSin embargo, este tipo de herramienta no existe en otras regiones. Y hasta que exista, no será posible asegurar el seguimiento de este indicador global, lo cual socava el énfasis de la agenda en el aprendizaje a lo largo de la vida. La comunidad internacional debe examinar opciones viables para recopilar información sobre las oportunidades de educación formal y no formal para adultos alrededor del mundo.

Asequibilidad: una pieza que falta en el seguimiento de la meta 4.3

En su análisis de los retos de seguimiento de la agenda de los ODS, el Informe GEM 2016 no solo tomó en cuenta los indicadores propuestos. La meta 4.3 hace referencia a la educación asequible. Sin embargo, no hay ninguna mención de la asequibilidad en los indicadores propuestos, a pesar de que esta es la clave para garantizar la “igualdad de acceso”.

No hay duda de que es difícil definir y medir la asequibilidad, porque lo que es asequible depende de la relación entre los ingresos y los gastos, algo que, por supuesto, es variable.

Del lado de la ecuación sobre los ingresos, por ejemplo, no solo importa el ingreso actual, sino también los ingresos previos y los ingresos futuros, que no son fáciles de calcular.

Recopilar información sobre los costos directos tampoco es fácil. Por ejemplo, en el caso de la educación superior, la matrícula, la inscripción y los derechos de examen a menudo difieren por materia y por institución, especialmente entre públicas y privadas.

Datos nacionales detallados sobre los costos son más fáciles de encontrar en los países donde hay una política gubernamental para hacer la participación en la educación superior más asequible. Por ejemplo, los gobiernos y las instituciones de educación superior pueden proporcionar becas, préstamos, y alojamiento (residencias), alimentos (comedores) o transporte (tarjetas de viaje) subvencionados.

Por lo tanto, es comprensible que un solo indicador sea incapaz de evaluar la asequibilidad. Una opción propuesta por nuestro Informe es comparar la carga financiera para los hogares en relación con el acceso a la educación, con la asistencia financiera que ofrecen los gobiernos. Por ejemplo, en 26 países de Europa (como se muestra en la gráfica), los hogares contribuyeron en promedio un 15% de los gastos totales relacionados con las instituciones de educación superior en 2011, mientras que la ayuda para los estudiantes representó un 18% del gasto público en la educación superior.

figure-12-8Detrás de los promedios, hay una variación sustancial entre los países. En Noruega, hay muy pocas cuotas y la asistencia se usa para compensar las diferentes capacidades de los estudiantes para pagar el costo de vida durante sus estudios. En Chipre y el Reino Unido, la asistencia se usa para compensar el impacto de las elevadas cuotas de la educación superior.

Mientras que el marco de indicadores propuesto ignora completamente la asequibilidad, el progreso hacia esta meta durante los próximos 15 años nos obliga a abordarla. Como muestra esta gráfica, la información existente nos puede ayudar a abordar el tema. La comunidad internacional debe definir los componentes de la asequibilidad de la educación técnica, profesional, superior y para adultos como un primer paso para que se puedan recopilar datos relevantes. Luego, hay otro paso que se debe tomar si queremos entender plenamente si, o no, estas políticas se dirigen a los más pobres.

Anuncios

Acerca de Informe GEM

Blog en español del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo
Esta entrada fue publicada en educacion, Objetivos de Desarrollo Sostenible, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s