El legado de las restricciones de los migrantes sigue vivo en la educación en China

Publicado por primera vez en el South China Morning Post

La migración interna en China por el trabajo y mejores oportunidades se describe comúnmente como la más grande en la historia de la humanidad. Como era de esperar, esto ha tenido un efecto significativo en la educación. Las políticas han cambiado con el tiempo para reflejar los cambios en el terreno, permitiendo a todos los niños migrantes acceder a las escuelas, pero la mentalidad toma más tiempo en cambiar. Lo que hemos 1aprendido de China es que la discriminación en la educación no se puede erradicar de la noche a la mañana.

El número de personas que se desplazan por el país no tiene parangón en ningún otro lugar. En 2016, 77 millones de chinos se mudaron para buscar trabajo en otra provincia, mientras que 93 millones se mudaron dentro de su provincia. En cuanto a la 2cantidad de niños, en 2012, se estimó que 20 millones de inmigrantes tenían entre 6 y 14 años. Se calcula que uno de cada tres niños en las zonas rurales se quedó atrás cuando sus padres se mudaron.

Pero se pueden aprender lecciones de las políticas que se implementaron (y luego eliminaron) en China para limitar el movimiento de las personas en el país y cómo esto impactó en la educación. De hecho, es muy posible que las lecciones resuenen en Hong Kong, donde la afluencia de estudiantes chinos está ejerciendo presión sobre el sistema escolar.

El sistema de registro de China, el hukou, se implementó en la década de 1950, clasificando a los residentes como rurales o urbanos y vinculando su acceso a los servicios, incluyendo la educación, según el lugar de nacimiento registrado. A principios de la década de 2000, más de la mitad de los niños migrantes en Beijing asistían a escuelas no autorizadas de migrantes que se consideraban de baja calidad y carecían de maestros calificados e infraestructura. Ellos fueron los afortunados. En ese tiempo era mucho menos probable que los niños migrantes fueran a la escuela que sus compañeros.

Al reconocer los efectos de la política hukou en la escolarización, el gobierno empezó a reducir las restricciones en 2006, lo que obligó a las autoridades locales a proporcionar una educación a los niños migrantes, y eliminó todas las cuotas de las escuelas públicas para los niños migrantes rurales en 2008. Sin embargo, el nuevo análisis del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (Informe GEM) sobre la migración, el desplazamiento y la educación, publicado hoy, muestra que, si bien es posible que la discriminación escolar contra los migrantes ya no exista en las políticas, todavía está muy presente en la escuela y entre los maestros.

Llamado Construyendo puentes, no muros, el Informe GEM de 2019 muestra que el legado de las pasadas restricciones al acceso a la educación para los migrantes todavía se puede ver hoy en día en las escuelas públicas, que son las custodias de las puertas. En Beijing, aunque supuestamente los niños migrantes no deben estar sujetos a las reglas de registro del hukou, todavía deben proporcionar cinco certificados para inscribirse en las escuelas: permiso de residencia temporal, prueba de residencia en Beijing, prueba de empleo en Beijing, certificados hukou de todos los miembros de la familia, y atestación de la falta de un tutor calificado en la ciudad natal.

Algunas escuelas imponen requisitos adicionales para que los niños migrantes se inscriban, haciendo todo lo posible para que el acceso sea más difícil. En Shanghai, las escuelas pueden rechazar a los niños migrantes a través de exámenes de admisión adicionales y otras estrategias para mantener su reputación académica, o segregar a los migrantes en clases con un estatus más bajo. Los jóvenes migrantes también han sido relegados a escuelas profesionales.

Puede que los maestros sean la primera cara acogedora que algunos migrantes ven cuando llegan a su nuevo hogar, ayudando a los niños a adaptarse a su nuevo entorno y vigilando su bienestar. Pero una nueva investigación de Shanghai del Informe GEM también muestra que los maestros aún tienen opiniones discriminatorias sobre los niños migrantes, lo que puede afectar la calidad de la educación. En un estudio sobre jóvenes migrantes en dos escuelas secundarias públicas de Shanghai, se encontró que los maestros ignoraban intencionalmente a los estudiantes migrantes, mientras que se centraban por completo en las necesidades académicas de los estudiantes locales. Eran más propensos a percibir que los jóvenes migrantes tenían dificultades en la clase de idiomas, incluso después de tomar en cuenta el rendimiento académico. También se encontró que los estereotipos prevalecían, y los maestros consideraban a los jóvenes migrantes más perturbadores y suponían que sus padres estaban menos involucrados en la educación de sus hijos.

3

Una interpretación es que sus actitudes son una resaca de las políticas discriminatorias pasadas. Los jóvenes migrantes no pudieron asistir a las escuelas secundarias públicas en las ciudades, como Shanghai, por lo que se les excluyó de tomar los exámenes de ingreso correspondientes. Los maestros, por lo tanto, sintieron que invertir en el aprendizaje de los jóvenes migrantes no valía la pena. Pero las excusas no significan que la discriminación no exista.

Es difícil para China aprender esta lección. A pesar de que ha acotado sus políticas anteriores y, literalmente, ha abierto las puertas de la escuela a los migrantes, los líderes escolares y los maestros están interviniendo para bloquearlos. Un próximo paso podría ser desarrollar guías específicas para los maestros que trabajan con jóvenes migrantes, con consecuencias para aquellos que no respetan las reglas. Existen suficientes barreras a una educación inclusiva y de calidad para los niños migrantes; los maestros y los líderes escolares no deberían ser una de ellas.

Anuncios

Acerca de Informe GEM

Blog en español del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo
Esta entrada fue publicada en migrantes, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s