Ahora esto: requisitos de vacunación para ir a la universidad

Estados Unidos es un país pionero, ya que una universidad tras otra está exigiendo la vacunación contra el COVID-19 para que los estudiantes puedan volver a estudiar este otoño. Rutgers fue la primera, pero ahora al menos ocho universidades han seguido su ejemplo. Aunque Estados Unidos es el primero en ver este efecto dominó, también se pueden encontrar indicios de exigencias similares en otros países, como India y Francia. En Dubái, las pruebas PCR semanales ya son obligatorias para todo el personal de las escuelas y universidades. Es de imaginar que es cuestión de tiempo que la medida también se extienda a los estudiantes.

Foto: VCU Capital News Service

Algunas universidades de Estados Unidos están dejando la decisión en manos de los estudiantes en lugar de imponer las vacunas para el estudio. Aunque no se ha realizado ninguna encuesta mundial sobre la opinión de los estudiantes sobre este tema, la Universidad del Este de Londres llevó a cabo una encuesta en el Reino Unido con unos 1.000 estudiantes. Entre los participantes, el 60% pensaba que las vacunas deberían ser obligatorias para las clases presenciales, mientras que el 55% opinaba que las vacunas deberían ser obligatorias para los que viven en alojamientos compartidos. En Estados Unidos, una encuesta realizada por College Pulse con 1.000 estudiantes también se mostró mayoritariamente a favor: el 71% declaró que “las universidades tienen derecho a exigir a los estudiantes que se vacunen antes de volver al campus”.

Una de las razones para dudar sobre la posibilidad de imponer las vacunas es la existencia de fundamentos jurídicos para tal mandato. Este argumento se está abordando en todo el mundo en los debates sobre los pasaportes de vacunas. Sin embargo, esta no sería la primera vacuna que se exige para participar en la educación. Un estudio reciente realizado en 2020 en 14 países de todas las regiones de la OMS y de todos los niveles de la clasificación de ingresos del Banco Mundial, reveló que ocho de ellos –Albania, Argentina, Chile, Costa de Marfil, Indonesia, Jordania, Kazajstán y Uganda– exigen la vacunación para la inscripción en la escuela y para los niños en edad escolar.

Hay muchos otros ejemplos más allá de este grupo. En Francia, once vacunas son obligatorias para matricularse en las guarderías y en la escuela preescolar. En Canadá y en Chequia se exigen nueve para los niños. Los 50 estados de Estados Unidos exigen que los alumnos reciban algunas vacunas, con exenciones por motivos médicos, religiosos y filosóficos. Rusia también prohíbe la matriculación de niños que no estén vacunados contra enfermedades comunes.

En cuanto a la enseñanza superior, en una encuesta que abarcó 100 instituciones de todo el país, casi todas exigían al menos una vacuna para poder estudiar. La vacuna triple vírica, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubeola, se exigía en el 88% de los campus encuestados. Incluso fuera de las enfermedades comunes de la infancia, hay universidades de Estados Unidos que han exigido que los estudiantes se vacunen contra otros tipos de enfermedades infecciosas, con excepciones previstas por razones médicas y religiosas. Un tribunal de California exigió a los estudiantes que se vacunaran contra la gripe para beneficiarse del sistema de la Universidad de California, por ejemplo.

Sin embargo, podría llevar algún tiempo determinar si estas exigencias tienen validez legal. En Estados Unidos, donde el debate se está intensificando, un informe resumido sobre el tema del Consejo Americano de Educación afirma que “parece probable que se reconozca el derecho legal de las instituciones a exigir la vacunación contra el COVID-19 a los estudiantes a medida que aumente la disponibilidad de la vacuna”. Mientras tanto, en la Universidad Tecnológica de Virginia, los funcionarios determinaron que no se puede imponer hasta que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos haya dado su plena aprobación.

Otra dimensión es si la imposición de los requisitos de vacunación podría repercutir en las perspectivas de los estudiantes internacionales. Australia declaró que proporcionará la vacuna contra el COVID-19 a los estudiantes extranjeros de forma gratuita, proponiendo un sistema de pasaporte de vacunación digital. En el caso de esta iniciativa, la mayor preocupación es que un retraso en la implantación de la vacuna no permita que esto ocurra con la suficiente rapidez; los estudiantes internacionales representan 40.000 millones de dólares al año para el país.  Sin embargo, por el momento no hay respuestas sobre qué harán las universidades con los estudiantes que hayan recibido una vacuna que no haya sido aprobada por su país de acogida.

Si no todos pueden vacunarse, por supuesto surgen problemas de equidad. Indonesia, por ejemplo, descartó la vacunación obligatoria para la admisión a la escuela mucho antes de que llegara la pandemia, y el subdirector de la Agencia de Educación de Yakarta, Bowo Irianto, afirmó que “Yakarta tiene una población muy variada, por lo que el acceso a las escuelas debe ser amplio y no discriminatorio”. Dado que tantos factores influyen en la educación a nivel mundial, ¿es prudente poner una barrera adicional al acceso? Y mientras algunos países debaten temas legales, no debemos olvidar la suerte que tienen de estar en esa situación. En África, solo el 0,6% de la población está vacunada. Precisamente la semana pasada se informó que los países de bajos ingresos solo han recibido el 0,2% de todas las vacunas contra el COVID-19 que se han administrado.

Una consecuencia de la obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19 puede ser que las universidades se conviertan en centros de distribución, además de asumir la responsabilidad de realizar campañas sobre la importancia de la inoculación. La Universidad de Rutgers ya declaró que asumirá estas funciones. En Dubái, las escuelas y universidades también han asumido la responsabilidad de intensificar las campañas de vacunación para volver a la normalidad en los campus. Las Escuelas Superiores de Tecnología, en coordinación con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud y Prevención, lanzaron una campaña integrada conjunta para vacunar a sus estudiantes y personal contra el COVID-19.  Sin embargo, que algunas universidades puedan ofrecer estos servicios no significa que todas puedan hacerlo.

La necesidad de prevenir el contagio masivo de COVID-19 entre los estudiantes es real. Se han vinculado focos de brotes a instituciones terciarias en Sudáfrica y en el Reino Unido. Datos del New York Times muestran que más de medio millón de casos de infecciones por COVID-19 se han vinculado a colegios y universidades estadounidenses desde que empezó la pandemia. Si la gran mayoría de la población está vacunada, parece más probable que los estudiantes encuentren en la inoculación su boleto de entrada a los estudios, tal vez en parte como una herramienta para aumentar las posibilidades de inmunidad colectiva.

Acerca de Informe GEM

Blog en español del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo
Esta entrada fue publicada en education superior y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ahora esto: requisitos de vacunación para ir a la universidad

  1. Pingback: Now this: vaccine requirements to go to university | World Education Blog

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s